FOLLOW US

SEARCH SITE BY TYPING (ESC TO CLOSE)

Skip to Content

Notas de Interés

ALIMENTACIÓN

mes a mes

Si bien es recomendable tener una alimentación balanceada, durante la gestación se vuelve algo primordial, puesto que se tiene que tener en cuenta el bienestar de dos personas: la mamá y el bebé. Que el cuerpo de la madre esté fuerte es tan importante como que el cuerpo del bebé crezca con todos los nutrientes que necesita.

Muchas veces las futuras madres suelen tener antojos los primeros meses; sin embargo, estos antojos no siempre son buenos para el organismo.
Algunas mujeres sienten deseos de comer comida chatarra, lo cual puede ser perjudicial. Por ello, solo se deben satisfacer los antojos que formen parte de una dieta saludable.

CÓMO CONSEGUIR UNA DIETA BALANCEADA

Lácteos: aportan calcio, proteínas y fósforo. Consumir lácteos bajos en grasa si se necesita bajar el colesterol.

Cereales: el pan y la pasta aportan carbohidratos que se convierten en energía. Los granos enteros aportan hierro.

Huevo: el sulfuro y el selenio que posee limpia el cuerpo de la embarazada. La colina previene la
espina bífida.

Fruta: elegir frutas con vitamina A, C, potasio y fibra. Evitar los jugos con azúcar y fruta enlatada.

Pescado: evitar consumir pescados crudos. Son recomendables los pescados blancos y azules
pequeños.

Baja azúcar: elegir alimentos bajos en azúcar, ya que esas calorías no aportan nutrientes.

Calorías: consumir 1800 calorías el primer trimestre, 2200 el segundo y 2400 el tercero.

Hojas verdes: las verduras de color verde oscuro, como el brócoli y la espinaca, son ricas en folato.

¿QUÉ HACE EL ÁCIDO FÓLICO?

En el bebé: consumir 400 ug. diarios antes y durante el embarazo previene defectos de nacimiento en el tubo neutral.

En la placenta: la vitamina B9 o ácido fólico o también conocido como folato permite el rápido crecimiento celular de la placenta.

En la mamá: es indispensable para prevenir la anemia, puesto que este nutriente ayuda a la producción de glóbulos rojos.

LA ALIMENTACIÓN DURANTE EL EMBARAZO

Las necesidades nutricionales durante el embarazo cobran una gran importancia, pues en esta etapa de la vida la mujer sufre numerosos cambios hormonales y requiere una alimentación que le procure energía y micronutrientes, los cuales beneficiarán el desarrollo del futuro bebé.

Nutrientes a tener en cuenta:

Proteínas, grasas e hidratos de carbono.
Se encuentran en la carne, pescados, legumbres,
pasta, pan, arroz.

Minerales: hierro, yodo y calcio.

Vitaminas: C, A, D, E y del grupo B, puedes cubrir este aporte consumiendo frutas, hortalizas crudas, aceite de oliva crudo y lácteos.

Fibra: es necesario consumir a diario para tener un intestino sano y evitar el estreñimiento. La
aportan frutas, verduras y cereales.
Asimismo, es importante controlar el peso a lo largo del embarazo. En este sentido, los médicos afirman que el incremento correcto del peso debe estar entre los 10 y 12 kilos.