FOLLOW US

SEARCH SITE BY TYPING (ESC TO CLOSE)

Skip to Content

Notas de Interés

LA IMPORTANCIA

de la estimulación temprana

Los beneficios de la estimulación temprana son muchos y muy importantes para el desarrollo del bebé. A través de juegos, ejercicios, técnicas, actividades y otros recursos, se logra una mayor plasticidad cerebral, el aumento del uso de las capacidades del cerebro, un óptimo desarrollo del lenguaje, avance en el desarrollo psicomotor y un mejor manejo de las emociones entre otras ventajas.

Todos los niños nacen con un gran potencial, pero con una adecuada estimulación temprana, podemos dar a nuestros pequeños las mejores herramientas para explotar al máximo todas sus capacidades.

CUÁNDO EMPEZAR

Si tenemos en cuenta que la flexibilidad del cerebro va disminuyendo con la edad, comprenderemos que mientras más temprano se empiece, aprovecharemos mejor el tiempo y conseguiremos mejores resultados.

El desarrollo neuronal de los bebés alcanza su nivel máximo desde el nacimiento hasta los 3 años de edad. A partir de los tres años empezará a decrecer hasta los 6 años, cuando ya estarán formadas las interconexiones neuronales del cerebro, haciendo que sus mecanismos de aprendizaje sean parecidos a los de una persona adulta.

Por lo tanto, es importante realizar esta técnica desde el nacimiento del bebé hasta los 6 o 7 años, porque es en este período donde se va desarrollando la estructura del pensamiento y la personalidad del niño.

CÓMO FUNCIONA

Cada bebé o niño debe tener un programa diseñado especialmente para él, tomando en cuenta sus necesidades y entorno familiar, determinando los objetivos que se quieren conseguir, al tiempo que se va evaluando el proceso.

No existe un tiempo definido para cada logro, se debe tener paciencia porque cada pequeño tiene su propio ritmo de desarrollo. Se debe ofrecer actividades que el niño o bebé pueda superar y así elevar su autoestima. Inicialmente, se buscará reforzar el vínculo emocional, siempre respetando su espacio.

Luego se trabajarán áreas como:

  • Motricidad gruesa y fina: control de sus músculos para que pueda coordinar sus movimientos libremente.
  • Lenguaje: ayuda en la comprensión de su lenguaje para que pueda expresarse a través de él.
  • Cognición: trabaja el intelecto del bebé.
  • Personal y emocional: trabaja la independencia del niño en actividades cotidianas.
  • Social: facilita los elementos necesarios para desarrollarse en su entorno.

PARA TENER EN CUENTA

Los programas de estimulación temprana fortalecen el vínculo familiar

Estas actividades son muy importantes para los niños con alguna discapacidad, que les dificulte su desarrollo físico y mental

Los ejercicios debes resultar atractivos para los niños, por lo que no pueden ser demasiado fáciles.