FOLLOW US

SEARCH SITE BY TYPING (ESC TO CLOSE)

Skip to Content

Notas de Interés

CONSEJOS PARA LA MAMÁ PRIMERIZA

¡Lo que debes ser!

Te enteraste que vas a ser mamá por primera vez y te sientes la mujer más feliz del mundo, sin embargo, te asaltan una serie de dudas e interrogantes. ¿Cómo afrontar esta nueva, desconocida y fascinante etapa de tu vida?

Para apoyarte en esta experiencia, te damos importantes consejos que te harán más fácil la tarea. Cabe señalar que estos consejos son pautas, no mandamientos ni reglas estrictas, la finalidad es ayudarte y que tú misma tomes tus propias decisiones.

 

  • Debes saber que el sueño y tus energías se modificarán, debido a varias razones, especialmente por el crecimiento del vientre, pues todos los órganos internos presionan el diafragma causando fatiga por cualquier actividad física.
  • De hecho, el sueño que se presenta durante el embarazo te hará sentir agotada, pero no debes dejar de lado la actividad física. Consulta con tu médico para que te recomiende cuál es el mejor ejercicio para ti y tu bebé.
  • Hay algunos hábitos que las madres primerizas deben evitar, incluso antes del embarazo, para tener una bebé saludable. El primero de ellos es fumar, una de las acciones más dañinas para tu bebé, ya que puede ocasionar daños en su sistema nervioso central causando bajo peso en el nacimiento y un alumbramiento prematuro.
  • También está prohibido consumir alcohol durante esta etapa, ya que si tomas una gota, tu bebé también lo hace. Esto sucede porque el alcohol en la sangre de la madre, pasa de la placenta al bebé a través del cordón umbilical. Evita consumir café, pues puede ocasionar acidez, pesadez estomacal, nauseas o vómitos.
  • Empezarás a sentir sus pataditas a partir del cuarto mes de gestación, es hasta este período cuando los músculos de tu bebé se encuentran desarrollados por lo que se moverá con más fuerza. También sus oídos ya estarán lo suficientemente desarrollados como para escucharte. Háblale y disfruta de esta bella experiencia mientras esperas su llegada.

Cuando ya lo tienes en tus brazos

  • Un bebé cansado tiende a estar irritable y no concilia el sueño, el secreto es buscar señales de su cansancio y ponerlo en la cuna antes de que esté demasiado dormido.
  • Un masaje delicado puede ser una forma de calmar a tu pequeño y consolarlo cuando está molesto.
  • Desinfecta tu hogar regularmente e insiste en que cada persona que cargue a tu bebé, se lave las manos previamente. Te aconsejamos restringir las visitas en las primeras semanas porque te sentirás muy agotada.
  • Pueden aparecer algunas venitas marcadas en tu rostro, no te preocupes, son el resultado de tu esfuerzo a la hora de pujar. Desaparecerán con el transcurso de los días.
  • Es importante que realices los ejercicios Kegel durante y después del embarazo. Estos sirven para fortalecer el suelo pelviano y evitar la pérdida de orina que puedas tener al reir, toser o estornudar. ¿Cómo se hacen? Contrae los músculos pelvianos como si quisieras cortar el flujo de la orina, contraer, contar hasta cinco y relajar. Así, sucesivamente, por un buen rato.
  • Es frecuente que las madres después de dar a luz sufran de hemorroides, para aliviarlas es recomendable tomar baños de inmersión en agua tibia.
  • Si el parto fue con cesárea, la madre no debe levantar peso, al menos, durante seis semanas.
  • Es muy común transpirar por las noches. Ello se debe a que el cuerpo necesita liberar todo el líquido que acumuló durante el embarazo.
  • Es recomendable que los primeros seis meses, el niño duerma en la habitación de sus padres. Aprovecha cuando el bebé duerme para recuperar el sueño y descansar.
  • Pide ayuda a tu pareja y familiares para que te apoyen en las tareas del hogar y el cuidado del bebé.
  • Después del parto es normal que te sientas tristes, tu humor va a variar por los cambios hormonales.
  • Pide apoyo para que cuiden a tu bebé y dedícate un momento de relajación dándote un baño caliente, esto ayudará a que te recuperes más rápido.

Además, toma en cuenta:

  • Sabrás si tu bebé tiene frío, si sus manos y pies están fríos o amoratados.
  • Los dermatólogos recomiendan no raparles la cabecita.
  • Acostúmbralo a los ruidos cotidianos de la casa.